© Asamblea de defensores del territorio Maya. Wix.com

  • Facebook
  • Canal de YouTube

Comunicado de prensa: Rechazo social y académico a planta fotovoltaica del Grupo Modelo en Yucatán

 

                     Comunicado de prensa 

 

 

 

 

Rechazo social y académico a planta fotovoltaica del Grupo Modelo en Yucatán

 

Organizaciones y expertos demandan que SEMARNAT deniegue la autorización a proyecto en Oxcum

 

Mérida, 8 de agosto de 2019

 

La Asamblea de Defensores del Territorio Maya "Múuch Xíinbal", el Consejo Maya del Poniente de Yucatán Chik’in Já, el Colectivo Energía Sostenible de Mérida, la Red Ciudadana por la Sostenibilidad de Mérida, Niños y Crías A.C., Mundo y Conciencia A.C., EcoGuerreros Yucatán, Articulación Yucatán y Casa Colibrí A.C. expresaron el más profundo rechazo de la sociedad yucateca al “Parque Fotovoltaico Oxcum-Umán”, un megaproyecto de energía solar sumamente destructivo que está actualmente en evaluación por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

 

De autorizarse, dicho proyecto supondría la deforestación de 270 hectáreas de selva tropical sub caducifolia en avanzado estado de recuperación y con alta biodiversidad, con el fin de instalar 499,200 paneles solares. La planta solar suministraría energía a la Cervecería Yucateca del Grupo Modelo.

 

La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) presentada por la empresa reconoce la presencia en el polígono del proyecto de varias especies protegidas por la normativa oficial mexicana1:

 

La MIA afirma que la biodiversidad encontrada en mamíferos, aves, reptiles y anfibios es cercana a la máxima diversidad posible en esta región2. Los rastreos físicos llevados a cabo en el terreno para identificar biodiversidad cubrieron solamente un 0.60% del área que deforestaría el proyecto (1.6 hectáreas del total de 270 hectáreas). Estos rastreos registraron 87 especies de fauna y 152 de flora.

 

Además de las especies amenazadas, se identificaron otras especies icónicas de Yucatán, como el armadillo de nueve bandas, el coatí de nariz blanca, el pecarí de collar o k’itam, el venado de cola blanca, la tuza crespa, dos especies de zorrillos, la zorra gris, el tlacuache o zarigüeya, la ardilla de Yucatán, y un largo etcétera. Muchas de las especies identificadas (por ejemplo, 25 especies vegetales) son endémicas, o sea, solamente existen en esta región. La MIA reconoce que se trata de un ecosistema en avanzado estado de recuperación.

 

La MIA identifica más presencia de especies protegidas en el predio del proyecto que en el área circundante. Por tanto, las 270 hectáreas que se pretenden deforestar son una reserva importante de biodiversidad, y su pérdida afectaría gravemente a todo el sistema ambiental regional.

 

La selva presente en el predio fomenta la infiltración de agua dulce al manto freático, regula escurrimientos, e incrementa el agua disponible fuera de la temporada de lluvia, al condensar en los bordes de las hojas la humedad atmosférica, haciendo que parte de esta agua llegue al suelo. Todo esto resulta esencial en una zona que ha visto en los últimos años el desarrollo de múltiples proyectos que amenazan su sustentabilidad, especialmente en el ámbito hídrico, tales como la instalación de la Cervecería Yucateca de Grupo Modelo (a la cual serviría el proyecto fotovoltaico), que cuenta con una concesión para el aprovechamiento de 7 millones de metros cúbicos de agua dulce al año.

 

La sobreextracción de agua, combinada con la disminución de la recarga de agua dulce a causa de la deforestación, están provocando la intrusión salina en el manto freático, con consecuencias nefastas para el futuro de nuestras comunidades. La deforestación que provocaría el parque fotovoltaico de Oxcum sería un factor adicional que aceleraría la intrusión salina, además de dañar la biodiversidad y fragmentar el hábitat. El riesgo de intrusión salina no es hipotético, sino real: el agua que llega a los fraccionamientos de Ciudad Caucel, en el municipio de Mérida, se ha reportado como salada, lo cual lo pueden constatar los mismos vecinos de esa zona. La Planta Potabilizadora Mérida IV localizada cerca de Ciudad Caucel, no se reporta como operando por la JAPAY, posiblemente debido al avance de la intrusión salina. Dicha planta se anunciaba como de mayor capacidad que la Planta Potabilizadora Mérida I, y sin embargo no está en funcionamiento. Los residentes de Caucel ven amenazado su futuro por la falta de agua dulce, y de seguir en esta trayectoria de sobreexplotación del acuífero y deforestación, en el futuro toda la Zona Metropolitana de Mérida podría verse afectada por la falta de agua dulce, lo que afectaría especialmente a la población más vulnerable.

 

El proyecto es incompatible con el Programa de Ordenamiento Ecológico del Territorio de Yucatán (POETY), decretado en 2007. Estos son algunos de los criterios aplicables al área donde se planea llevar a cabo el proyecto fotovoltaico y son incompatibles con el mismo:

Demandamos que no se autorice este proyecto fotovoltaico, ni cualquier otro proyecto de energía renovable que implique deforestación. La energía renovable debe ser coherente con sus fines de protección socio- ambiental, y respetar el derecho de nuestras comunidades al agua, a la vida y a un medio ambiente sano. Resulta completamente injustificable que se talen nuestras selvas y montes para instalar paneles fotovoltaicos que pueden igualmente instalarse en techos, estacionamientos, zonas degradadas como canteras abandonadas, etc.

 

1 NOM-059-SEMARNAT-2010

2 Manifestación de Impacto Ambiental, Capítulo IV, páginas 24 a 39.

 

CONTACTOS: Alberto Pisté (999 746 2039), Emilio de los Ríos (999 228 6433), Gustavo Monforte (999 950 8250),

Emily Talbot (999 333 5518), Alfonso Munguía (999 163 0375).

 

Descargar versión Pdf

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Correcciones a “Una respuesta a JINKO SOLAR”

February 12, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes